¿Qué es la terapia breve centrada en soluciones?

terapia

¿De qué se trata? ¿En qué consiste?

 

No se trata ni de una terapia cognitiva ni tampoco de una terapia conductual, puesto que no se centra en la modificación de los pensamientos o ideas, ni siquiera en el cambio del comportamiento.

El objetivo de esta terapia será modificar la percepción que se tiene de la realidad, el cómo se interpreta toda la información que le llega al paciente desde el exterior a través de los sentidos, ya que en función de esta interpretación sentimos y actuaremos, y no al contrario, como mucha gente piensa.

Esta modificación de la realidad se consigue por medio de técnicas y ejercicios diseñados para confundir y despistar la percepción presente a la vez que se ofrece una nueva perspectiva de la realidad.

Para que podamos entender esto de que estamos hablando, vamos a verlo por medio de un ejemplo muy gráfico. Un ejemplo como la llamada “técnica de la pirueta” que utilizaba Giorgio Nardone, el cual afirma; “Cuanto más intentamos controlar el miedo, más lo alimentamos». Por lo que pedía a sus pacientes con agorafobia que cruzara una calle hasta llegar a la tienda de enfrente, pero haciendo todo el rato piruetas. Con esto lo que conseguía que la atención de sus pacientes se centrara en las piruetas y en la sensación de vergüenza que sentían (lo que sería un conflicto benéfico), con lo que cuando se daban cuenta estaban al otro lado de la calle, en la tienda.

De este modo Nardone, logra engañar a la percepción y a su vez demostrar que la calle no es una amenazara y que el paciente está plenamente preparado para cruzarla.

En conclusión, esta terapia lo que busca es ayudar a que no se cierre el paciente en banda.

Y por eso, lo primero que se pregunta al paciente, es; ¿Qué has hecho o intentando hacer para solucionar tu problema?

Para así hacer un estudio de soluciones intentadas. Este estudio tiene la finalidad de saber si la solución que propone el paciente está enquistada o mal formulada o si tenemos otra opción más favorable.

 

¿A que me refiero con esto?

 

Sencillo, cuando obtenemos una solución a un problema, todo es maravilloso. Pero si aparece de nuevo un problema similar, pensamos que aquella primera solución que fue buena para el problema anterior, será la buena para este. Vale, hasta aquí todo correcto.
El problema viene cuando no funciona y aun así, lo intentamos una y otra vez porque muchas veces pensamos que hay que ser perseverante y seguir intentándolo con más intensidad.

Pero no siempre es esa la solución, ya que así, lo único que hacemos es cerrarnos en banda sin fijarnos que abriendo las miras, puede que tengamos una nueva solución más rápida y sencilla o ni rápida ni sencilla, pero una solución, en lugar de centrarnos en una única idea que pensamos la correcta aun viendo que no lo es.

La forma más sencilla de comprender todo esto que hemos hablado en este post, creo que es por medio de una historieta muy gráfica.

 

«En oriente, un padre al fallecer, dejó a sus 4 hijos en herencia 39 camellos y en el testamento les dijo; A mi hijo mayor le dejo la mitad de los camellos. Al segundo, un cuarto. Al tercero una octava parte y al más pequeño una décima parte de los camellos. Bien, después de mucho intentarlo y discutir cómo hacerlo, los cuatro hermanos no se ponían de acuerdo en cómo llegar a repartir correctamente esta herencia. Les parecía completamente imposible.»

Pero en plena discusión apareció un hombre con su camello y al verlos tan enfadados y discutiendo, les preguntó que les pasaba. A lo que estos respondieron que era imposible lograr dividir la herencia que su padre les había dejado.

Entonces el hombre les dijo que él tenía la solución.

«Adelante, ilumínanos. Respondieron los cuatro hermanos.»

Entonces el hombre sumo su caballo a los 39 del padre y empezó a dividir los 40 caballos que restaban.

«La mitad para ti, que eres el mayor, te llevas 20. Para el segundo, un cuarto de los camellos, por lo que te llevas 10. Para el tercero un octavo, que son 5 y para el pequeño de los hermanos 4 camellos, pues te toca una décima parte. De este modo sobro un camello, el del hombre, que volvió a subirse en él y se marchó.»

 

Esta es la explicación de lo que busca una terapia breve, darnos una solución sencilla permitiéndonos ver con otra perspectiva nuestro problema.

 

Más artículos

Laura Dorta

  • Experta en Psiquiatría del Niño y del Adolescente

  • Máster en Psicología General Sanitaria

  • Graduado en Psicología

  • Diplomado en Logopedia

Lucila Valerón

  • DIPLOMADA EN LOGOPEDIA POR LA UNVERSIDAD DE LA LAGUNA

  • POSGRADO EN TRASTORNOS DEL LENGUAJE ESCRITO. DISLEXIA

  • POSGRADO DE ESPECIALIZACIÓNEN TERAPIA MIOFUNCIONAL.

  • POSGRADO EN TÉCNICA VOCAL.