¿Qué y cuantos tipos de bullying existen en las aulas? (Parte II)

El bullying es lo que conocemos de toda la vida como acoso escolar y como sabemos, puede ser acoso físico o psicológico al que someten de forma continuada, a uno o varios alumnos algunos de sus compañeros. Existe en diferentes escalas o de diferentes formas.

El acoso físico directo o bullying directo, que consiste en pegar, escupir, empujar, patear… a otr@ compañer@ para provocarle daño físico.

victima de bullying

Acoso físico indirecto. Busca dañar cosas del niño o niña acosado, reírse de alguna rutina que tenga o cualquier actuación que tenga diferente al resto, e incluso humillarles por medio de notitas, algo que también es muy común.

Acoso verbal. Puede que lo consideremos menos severo o menos preocupante que el físico, pero para nada, puesto que este va minando la autoestima del acosado y además abre la puerta para que pueda pasarse a otro tipo de acoso más directo.

Este bullying consiste en insultar, humillar, despreciar, pegar y si hace falta resaltar todos los defectos para hacer sentir mal a un@ compañer@.

Acoso mental. Este consiste en, a escondidas, romper material de un compañero, siempre el mismo, robarle o, esconderle las cosas solo por el placer de verle sufrir y agobiado…

Acoso por medio de la exclusión social. Este tipo de acoso consiste en no dejar participar en las actividades, juegos, deportes…etc haciéndole sentirse solo y apartado de todo el grupo. Se pretende ningunear al compañero hasta que quede completamente solo o con otros compañeros a los que también se les practica bullying.

ciberbullying

Y para terminar, ahora existe un nuevo acoso o bullying que se extiende más allá de las fronteras de la escuela… se trata del ciberacoso. Este tipo de acoso, está tomando fuerza en los últimos tiempos, al coger tanto peso entre pequeños y adolescentes las redes sociales.

El problema de este tipo de acoso o bullying, es que ya no solo se aguanta el acoso en clase o en el patio, ahora lo tenemos a todas horas, y normalmente más brusco y acentuado ya que siempre es más fácil insultar desde otro sitio y sin dar la cara.

A estos insultos le añadimos que pueden grabarse los abusos mencionados antes y subirlos de modo que se multiplica su efecto dañino sobre el niño o adolescente y puede provocar un sufrimiento atroz.

 

 

 

Fuente de la información.

Más temas interesantes en nuestro blog.

Más artículos

Laura Dorta

  • Experta en Psiquiatría del Niño y del Adolescente

  • Máster en Psicología General Sanitaria

  • Graduado en Psicología

  • Diplomado en Logopedia

Lucila Valerón

  • DIPLOMADA EN LOGOPEDIA POR LA UNVERSIDAD DE LA LAGUNA

  • POSGRADO EN TRASTORNOS DEL LENGUAJE ESCRITO. DISLEXIA

  • POSGRADO DE ESPECIALIZACIÓNEN TERAPIA MIOFUNCIONAL.

  • POSGRADO EN TÉCNICA VOCAL.